LA ROSA DE LABORDETA

LA ROSA DE LABORDETA Nunca habíamos llorado el uno frente al otro, Abuelo. Pero esta tarde me he roto varias veces. En la barra de un bar de Atocha, junto a la estación del AVE, -como un frasco  de cuatro ríos amarillos y rojos de lágrimas- frente a una hamburguesa con queso y un camareroSigue leyendo “LA ROSA DE LABORDETA”