GAZA

He andado por Mallorca dedicado a mi familia y desconectado de todo. He tenido la oportunidad, no de despedirme, pero sí de ensayar los adioses y decirles a mis padres lo mucho que les debo y les quiero. Quizás la poesía no salve vidas inocentes en Gaza (¿alguna vida es culpable?), pero es mi bálsamo para tanto dolor e indignación y mi forma de estar y comprender el mundo.

Han pasado dos años desde la última vez que estuve en Palestina en las navidades de 2006 y apenas ha cambiado nada, o sí, pero a peor. En aquellos momentos comenzaban a sentirse los efectos del bloqueo de la ayuda económica a Palestina y la campaña de asfixia por parte de Estados Unidos, Israel y la Unión Europea tras la legítima victoria de Hamás en las elecciones de enero de 2006. En aquellos días se hablaba de una guerra civil entre palestinos y finalmente tanto estrago, pobreza y corrupción acabó por dividir a Palestina en dos: Cisjordania para Al-Fatah y Gaza para Hamás.

El periodista Isaac González Toribio hace un buen análisis en su blog para entender algunas cosas que no se dicen en los medios de comunicación.

A partir de hoy iré colgando algunos poemas del libro que escribí tras mi primer viaje a tierras palestinas. Mi traductor al árabe, el profesor palestino Mohamed Elgeadi, me llamó hace unas semanas para quedar y pasarme el libro publicado, junto con un extenso prólogo escrito por él, pero no he tenido tiempo todavía para vernos.

MANUSCRITO DEL MAR MUERTO

Cuando dijisteis: Una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra,
¿no había árabes, trigales, pinos de Alepo en nuestros valles
y gargantas desde el Mar de Galilea al Neguev?
Cuando Palestina era nuestro hogar desde siglos
¿visteis acaso que lloviese hacia arriba?
Las mujeres inventaron los besos,
vosotros una bomba atómica.

Cuando soltasteis a los perros rabiosos
en la primavera y el verano del 48
y vuestras milicias del Irgún y Haganah
destruyeron más de 370 pueblos
¿quién nos robó la tierra, quién mató a nuestros hijos
y lo que respiraba bajo el cielo y los alminares?

Cuando exterminasteis a todos los habitantes
en Deir Yasín, Abú Shusheh, Al Dueimeh, Kafr Kasem
¿aún os perseguían las SS hasta el Monte Sión
o está escrito en los rollos de la Torá
que el maltratado se hará maltratador?

Cuando soplabais el shofar el día de Yom Kipur
¿quién salpicó de sangre las moras, los garbanzos,
las almendras, los higos?
Nosotros no matamos a Cristo,
nosotros no arrojamos la primera piedra.

Cuando respirábamos dentro de las palabras,
y los íbices bajaban a beber a los wadis
avanzada la tarde o con los fríos del amanecer,
cuando imitaban las tórtolas
venidas de Senegal nuestra risa
y regábamos los lirios en los acantilados,
¿quién nos robó el agua, quien falseó la historia,
quién mató a nuestros hijos,
quién nos expulsó del espacio y del tiempo?

Los tanques que hablan hebreo disparan en shabat.
Nosotros no matamos a Cristo,
nosotros no arrojamos la primera piedra.

(del libro Insomnio de Ramalah -Poemas palestinos-. Editorial Eclipsados, 2005.)

Anuncios