EL POEMA DE C.

Al abrir la mochila (le estallaban las costuras) e ir sacando todos los presentes con que me obsequiaron el miércoles 12, que anduve por Caspe, Zaragoza y Cariñena  en institutos de enseñanza secundaria y un centro de adultos, me encuentro de todo: unos bonitos marcalibros plastificados con mi foto y unos versos (“SMS: No necesitoSigue leyendo “EL POEMA DE C.”