BERTA Y LA MALETA

De regreso de la Costa da Morte ayer noche (unos días de sol, playas solitarias y buen yantar) y mañana de nuevo con la maleta y la guitarra volando a Heathrow. Es la primera vez que canto en Gran Bretaña y hace ilusión, la verdad. No en vano -y por encima de etiquetas cantautoriles- soy un cantante pop y he mamado la mejor leche de artistas británicos como Joe Jackson, Elvis Costello, Billy Bragg, The Clash o Sting. No me importa que llueva porque llevo el sol dentro y su color en el rostro.

El viernes al aterrizar en Barajas directo para Zaragoza a cantarle, junto a mi ahijada Violeta, a mi nuevo sobrino que verá las luces de la Pachamama a finales de junio, natura mediante. Violeta le llama Pablito, así que ni los padres ni el tito Ángel hemos tenido opción de mirar el santoral. Mi vida como dice el poemail es una cinta transportadora. No sé si lo mío es el viaje sin fin de los beatniks o el viaje por el viaje de los hippies, aunque todo viaje concluye en uno interior.

Por cierto el primer borrador de “Poemails” ya está casi casi acabado (si es que un artesano puede dar por concluida su obra) y esperará durante unos meses rumbo y destino. Creo que tiene un tono y aliento diferentes a otros libros míos y que no es más -¡o menos!- de lo mismo. Lo he dividido en cinco bloques: Cortafuegos, Cinta transportadora, Virus, SMS (Sensitive Material Storm) y Spam. El libro se abre con la frase que dijo Margaret Beckett, la jefa laborista del Parlamento británico, tras comprobar los efectos devastadores en el sistema informático provocados por el virus I love you que venía en un correo electrónico: No sé si ponerme triste o contenta, porque hasta ahora nunca había recibido un e-mail con las palabras I love you.

Ya ser puede ver y oír en Clamores Tv  el concierto que dimos con toda la banda el 19 de marzo en la sala madrileña. Me ha dado tiempo a ver que algunos temas están cambiados de título pero me ha sorprendido el sonido, puesto que en el escenario sufrimos con los monitores.

Mientras he escrito esta nota en el blog, Berta –la nueva hembra que me acompaña desde hace una semana- se ha colado en mi dormitorio, ha deshecho la maleta y a mordiscos me ha destrozado unas deportivas, me ha escondido unos calcetines y ha desparramado por el pasillo camisas y camisetas. Berta es vivaz, divertida, juerguista, afectuosa, expresiva, fiel. Me besa con una lengua larga de cachorro tekel de pelo duro. Se ha comido un mapa de Galicia. ¿El que nos gustaba?-ha musitado Miki al enterarse. Sí, ése. Mañana cuando salga por la puerta hacia Londres llorará. Seguro.

Anuncios